Informan sobre condición de suelos y agua en el estado

Producción de cerdos, plaguicidas y sistemas de pozos y aguas residuales mayores preocupaciones

 

El Dr. Estrada presentó en el “I Foro sobre el cuidado del agua”, organizado por la Arquidiócesis de Yucatán, los resultados de su trabajo estudiando la condición del suelo y la cuenca hídrica en la entidad; haciendo énfasis en las zonas más vulnerables a sufrir contaminación. Expresó que, para lograr efectuar acciones para contrarrestar la contaminación en el agua y la conservación de este recurso natural, primero debemos entender en qué situación se encuentra. El investigador exhortó a tomar medidas, pues aunque en la entidad no hay escasez de agua aún, en el futuro pueden presentarse estos problemas porque cada vez hay más habitantes. Recalcó que las zonas en donde puede darse esta escasez en el futuro próximo son los municipios costeros.

De acuerdo al conferencista, el uso de plaguicidas es un factor muy importante en la contaminación del agua, y la industria ganadera y de agricultura, que se enfocan al sur del estado, son las que mayor daño causan. Luego de mostrar las zonas con mayor vulnerabilidad de contaminación a las aguas del subsuelo, explicó que la producción de cerdos se encuentra ubicada en donde hay cenotes porque ahí es más fácil conseguir agua; pero esto está provocando que las aguas que están conectadas con todo el estado, se contaminen.

Asimismo, habló de otros problemas que aquejan al acuífero de la entidad hoy en día. El fecalismo al aire libre, que continúa siendo una práctica vigente, transmite bacterias que se filtran al subsuelo. La filtración en pozos pluviales que transmiten contaminantes de la basura que es tirada en la calle y que no hay un sistema de tratamiento de aguas residuales. Señaló que estas dos últimas situaciones existen porque antes era difícil conseguir maquinaria para romper el suelo, pero en la actualidad esto es más sencillo y el gobierno debería iniciar la transición a modernizar estos sistemas.

Según esta conferencia, “Condición del suelo y la cuenca hídrica”, no existe una cifra exacta sobre cuánta agua hay en el estado; sólo aproximaciones, lo que dificulta la tarea de su mantenimiento. Asimismo, el doctor explicó que toda el agua dulce de la península está conectada a través del anillo de cenotes y está en constante movimiento por las corrientes.

De este modo, se complica la detección de las zonas en donde se está originando la contaminación, pues si se desechan contaminantes en un sitio, la afectación no necesariamente se da ahí mismo. Por este motivo, mencionó que no es suficiente sólo cuidar el agua en ciertas partes, sino que debe ser de manera integral porque puede haber daños generales con sólo una fuente contaminante.