Agua en Yucatán con contaminantes cancerígenos

El Mtro. Araujo León afirmó que el anillo de cenotes ya está contaminado

 

En el “I Foro sobre el cuidado del agua” de la Arquidiócesis de Yucatán, el maestro Jesús Alfredo Araujo León informó que el anillo de cenotes presenta contaminación por plaguicidas. El ponente indicó que éstos son cancerígenos y el agua contaminada por estas sustancias presenta relación con mujeres con cáncer cervicouterino. Una de las preocupaciones más urgentes, mencionó, es que a diferencia de países primermundistas, en México se permiten altos índices de plaguicidas, que ya han dejado efectos dañinos en el acuífero de la entidad.

En su conferencia mostró estudios socioambientales que realizó, los cuales muestran que no estamos entendiendo qué es la contaminación, ni que los plaguicidas y agroquímicos son dañinos para el medio ambiente y la salud.  Con estos datos, expresó que es necesaria la implementación de programas que den seguimiento a que los agricultores comprendan que el uso de estos químicos es perjudicial, pues muchas veces ni siquiera utilizan protección al manejarlos.

Araujo León señaló que el primer manto freático está contaminado por bacterias fecales y algunos contaminantes residuales y emergentes. Asimismo, dictaminó que hay una alta deforestación en la península.

En relación a la conferencia anterior, del Dr. Estrada, recordó que la naturaleza kárstica de Yucatán permite que se filtren contaminantes en el agua, y hoy en día todos nos vemos afectados por esto. Con base en los resultados de su estudio, informó que la contaminación que viene del cono sur por la agricultura y ganadería, ya está contaminando el anillo de cenotes de toda la entidad.

Estos daños ambientales en el agua se concentran principalmente en 4 mil 246 y 48 mil hectáreas altamente vulnerables por contaminación del uso de plaguicidas y contaminantes emergentes.

Explicó que esta contaminación en el agua se debe principalmente a metabolitos que se encuentran en el DDT, sustancia que desde hace años está prohibida en México, pero que por su uso desmedido dejó afectaciones que continúan permeando en la actualidad. Así como el heptacloro. Recalcó que la media en el estado de casos de cáncer cervicouterino es mayor a la nacional, y los casos coinciden con las zonas con mayor contaminación de estos plaguicidas.